Home > Quiénes somos > Carta de Nuestra Presidenta

La Fundación para el Trasplante de Médula Ósea (FTMO) nace el día en que el dolor toca a la puerta de mi familia trayendo consigo un maestro: el amor puro.

En el año de 1997, se le diagnostica a mi sobrina Michelle, un tipo de Leucemia que necesita ser tratada urgentemente con un trasplante de células estaminales hematopoyéticas. En aquel tiempo era casi imposible que una persona de escasos recursos económicos pudiera realizarse un trasplante en Venezuela, pero, gracias a la ayuda de unas manos solidarias pudimos llegar a un País lejano: Italia. Pero no nos vamos solas, nos llevamos en nuestros pensamientos a todos los amiguitos que conocimos en los pasillos y en las camas de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario de Maracaibo, a los cuales parecía negada la posibilidad de soñar con un tratamiento tan costoso como el trasplante de células estaminales hematopoyéticas.

Nuestros valores están basados en el respeto de los sueños de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, en el respeto de la dignidad de las familias y en el sentimiento más hermoso que un ser humano pueda poseer: la solidaridad. Nuestra mayor recompensa es ver crecer a nuestros pequeños y grandes amigos, que con amor llamo los inspiradores de la vida, los únicos capaces de regalarte siempre una sonrisa aunque el dolor físico sea insoportable.

Hoy la luz de los ojos y la sonrisa de mi bella Michelle que ya es una señorita, acompañan día a día a la Fundación, para seguir siendo una gota en el océano de amor y esperanza. Nuestro trabajo está dedicado a los inspiradores de la vida, a sus hermanos héroes y a sus padres que con tanto amor y fortaleza están al lado de sus hijos, sufriendo todavía más por un diagnóstico que cambia la vida.

Nuestra máxima admiración está dirigida al ejército del amor: a aquellos héroes anónimos que son parte de los registros internacionales de donantes voluntarios de médula y a aquellos padres que permiten la donación de las células del cordón umbilical de sus pequeñas criaturas.

Nuestro infinito agradecimiento a aquellos profesionales de la salud, que impulsados por un sentimiento de amor incondicional han trasformado su propia vida en una misión, a las asociaciones amigas a quienes las necesitan, a las instituciones y a cada persona, que logran reconocer que es más hermoso dar que recibir.

Mercedes Álvarez

Presidenta Fundadora

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close